14 de mayo de 2009

...Con frecuencia, algunos buscan la felicidad como se buscan los lentes cuando se tienen sobre la nariz.


Pretendí volver a las raíces del dilema, y me senté a dubitar sobre el fracaso y otros demonios que últimamente me acosan. No entendía si la vida era un laberinto o era yo quien se perdía dando cículos al asunto. Sin minotauro y sin laberinto, no hay más problema que el que uno mismo se crea, cuando por confiarse yerra. Y de equivocaciones peco, pero no soy asidua a la religión de modo que, pecar por pecar, peca quien quiere pecar, quien es creyente. Y yo aquí, de un tiempo a esta parte, estoy confundida. ¿Peco acaso de incoherente, o no hay peor pecado que la coherencia en un mundo de incoherentes?

He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.
-Jorge Luis Borges-


Literalmente, estoy en estado inflacionario. No porque suban los kilos (si bien, de suceder ello sería culpa mia también), sino porque últimamente tengo ésta extraña tendencia a engrandecer los problemas propios, autoflagelando mi psiquis y mi ego (que de morirse lo hace conmigo, y lo toma con humor).
Ahora bien, cuando hablo de volver a las raíces, hablo de reencuentros con uno mismo. Quiero redescrubir ese lado tan mío que me hacia ávida lectora y sumarlo nuevamente a mi "yo" actual, sin tener necesidad de restar.
Pero ¿Por qué es tan complicado crecer, y por qué nunca dejás de hacerlo?
Indefectiblemente hay leyes de la naturaleza que no las doblega ni la razón misma, menos aún cuando el juicio está tan sobrevaluado; pero me resigno a creer que las cosas son como son. Quiero que sean como yo decido y no porque alguien así lo diga.

Vivir para los demás no es solamente una ley de deber, sino también una ley de felicidad.
-Auguste Comte-


Confieso que tengo algo de orgullo en este tema, y que como a todos, no disfruto la obligación de acatar preceptos.
Actualmente estamos viviendo en constante oscuridad, no porque no exista la luz. Afuera es siempre de día pero somos nosotros los que prefieren vivir encerrados con los ojos vendados, obviando las circuntancias fruto de nuestra ceguera.
Y no quiero tapujos que oculten lo ingratos que somos los unos con los otros; el mundo sería un poquito mejor si nos interesara el bienestar ajeno, ello es una realidad.
Digo esto, porque la existencia es una y visible, de la que luego se desprenden tantas realidades subjetivas como personas hay en el mundo. Pero, objetivamente realidad hay una, aunque adentrarme en éste tema sería rozar lo absurdo y empezar a divagar sobre cuestiones filosóficas, en las cuales no me quiero retrotraer. Es simplemente un punto de vista, que así como hay una realidad objetiva para todos, la mía es una subjetiva que estoy cansada de vivir en descontento.


Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.
-Voltaire-


La "Felicidad", que palabra tan abstracta y a la vez cuánta denotación positiva que influye al decirla. ¿Hay alguien que sea eternamente feliz?
Resulta que la dicha es algo tan efímero que nos dura de a ratos, poco más que la tristeza, que a veces hasta nos parece interminable. No es cosa de suerte ni de afortunados. Se trata de ser felices en la medida de lo posible, pero nunca se logra si te sentas a esperar o soñas con quimeras (me río de las veces que yo misma sugerí cultivar la paciencia).
¿De ésto se tratará perseguir sueños? A veces siento que los voy cazando, otras tantas que los sumerjo y terminan por ahogarse. Es que vivo en una sociedad sin garantías de crecer, pero llena de insecticidas que terminan por corroer lo mejor de uno( afuera sigue habiendo tanto bicho volando y yo sin off).
De todos modos, lo que a mí me gratifica no es igual para todos. Y puede que sean varias las cosas o motivos que nos hagan felices (al menos por un corto lapso de tiempo).
Lo increíble de la felicidad es que, es una única palabra a la cual pueden darse muchisimos sentidos y variantes. Por eso supongo que es algo (digo algo para llamarlo de algún modo, pero a veces también es un alguien) tan abstracto, amorfo, inconmensurable y relativo para cada sujeto. Sujeto como ente individual, y como orbe.

Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo.
-Sigmund Freud-


Volviendo a lo que me acapara la mente y me tiene distraída, la bendita felicidad en cuestión, me preocupa no verla por ningún lado. No se puede ser feliz con obligaciones y viviendo a costa de lo que te "aconsejan" hacer; siquiera es posible cuando la gente que te rodea es, y sin darle vuelta al rollo, meramente infeliz. Hay mucho de cierto en eso que sostienen(o al menos yo escuché decir): para estar bien con los demás hay que, primero, estar bien con uno mismo. Asique como bien se oiría a un devoto mufar: no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a tí; y bien pudiéramos agregar a continuación de tal aforismo, el mismo canon pero en su versión inversa (haz a los demás lo que te gustaría que te hagan a ti).
Quizás si no lo tomáramos tan a la ligera, la vida en sociedad sería más amena y menos los problemas (puesto que cuatro manos valen más que dos).
En fín ( y esto es algo que por decirlo yo bien debiera entender, aunque no sea así), no hay una única felicidad ni una sola manera de encontrarla aunque nos parezca tan etérea e imposible de alcanzar. La vida es una y nos resta vivirla de la mejor manera posible y en compañía, ya que sólo sumando esfuerzos seremos capaces de sobrellevar obstáculos. El humano es un ser social por naturaleza, y si no hubiera sociedad tampoco habría conflictos. Aprovechemos eso que nos distancia irremediablemente ( ya que es evidente que somos distintos), para encontrar motivos que incluso nos unan aún más. Es lo mágico de las dicotomías (los opuestos, benditos sean si se atraen).
Si por esas casualidades, hoy día te sentís un tanto infelíz, no olvides que lo bueno está todavia por llegar. Ahí nomás, a la vuelta de la esquina, pero hay que darle un empujón. Parte de la felicidad, está en perseguir los sueños, y es eso, ir tras de ellos. No quedarse estancado, correr, caminar, pero seguir hacia adelante aunque duela, cueste, o te sientas solo.
La alegría es doblemente alegría si se obtiene con esfuerzo, y dura inclusive aún más.





Augusto, M.Pía






La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

-Benjamin Franklin-

4 comentarios:

Sebastián Souza dijo...

"...Parte de la felicidad, está en perseguir los sueños, y es eso, ir tras de ellos. No quedarse estancado, correr, caminar, pero seguir hacia adelante aunque duela, cueste, o te sientas solo..."

Me gustó mucho esto. Creo que porque en parte me sentí identificado.

Llegué a tu blog por tu comentario en el mío, en la Bolita Cachuza, y me gustó tu forma de hablar de vos misma.

Besos.

Daniel Shields dijo...

Creo que muchos pasamos por este tipo de pensamientos, muchas veces en nuestras vidas, quizás muchas veces en plazos mas cortos. Siempre viene acompañado de cuestionamientos, de preguntas retóricas y en la mayoría de los casos, o bien sabemos que la respuesta que encontramos para seguir es una fiel mentira o nos autoconvencemos de que así realmente es... para en poco tiempo darnos cuenta que no lo es. Es lo que sucede creo yo cuando se mira un poco mas allá en estos mundos occidentales y sociabilizados. Semejantes sistemas de control tan bien estructurados y nosotros adentro de ellos... Estudios, trabajos, dinero, una esposa, familia, ser alguien, pasar alegremente nuestra tercera edad, morir... Debe haber algo mas, debe haber un universo de sentimientos y sensaciones que no se puedan explicar en tan pocas palabras...
De todas maneras creo que hablé mucho por mi y no me paré tanto en tu relato como tuyo. Algo que me gustó mucho y me dió muchísima alegría en los últimos tiempos es la película Into The Wild, quizás puedas verla.
Gracias.

Daniel Shields dijo...

Se fué del planeta usted?

María Pía Augusto dijo...

no, me fui a un planeta con menos movimientos jaja mi cama, cuarenta de gripe